top of page

Motivación, conexión y disciplina: fórmula para cumplir nuestras metas


Bienestar en ti


Cuando estamos motivados creemos más en nosotros y cuando crees en tí… más nadie necesita hacerlo.


La motivación puede definirse como «el señalamiento o énfasis que se descubre en una persona hacia un determinado medio de satisfacer una necesidad, creando o aumentando con ello, el impulso necesario para que ponga en obra ese medio o esa acción, o bien, para que deje de hacerlo»


Por esta razón, para hablar de Motivación; se debe tener en cuenta que es un ejercicio personal y que estar motivado depende exclusivamente de ti, con ese énfasis que se descubre hacia un determinado medio de satisfacer una necesidad.


Para entenderlo mejor y encontrar tu motivación debes reconocer qué te motiva, cuál es la meta que deseas satisfacer y qué medio vas a utilizar para estar motivado. Hallar tu motivación está en la conexión que dispongas entre la meta y tus deseos de lograrlo.


Cuando sabes qué deseas alcanzar y te conectas con las sensaciones de verte obteniendo ese logro, automáticamente; nace en ti, el impulso para obtener lo propuesto.


Como tengo tiempo diciendo:


El esfuerzo que hacemos para alcanzar una meta es proporcional a las ganas de cumplirla. (consulta podcastfrancobienestar #motivación)


Hay que valerse de todos los sentidos, incluso la intuición; ya que nuestra motivación puede aflorar con un tema musical, con una lectura, cuando escuchamos una conferencia basada en la meta o al dejarnos guiar por nuestro yo interno.


Cuando descubrimos cuál de los sentidos lleva a buscar el mejor medio para estar motivado, encontramos la mejor forma de trabajar en el objetivo. A eso lo llamo motivación.


Al estar cómodos estamos experimentando una gran motivación que nos hace transitar el camino a nuestra meta con seguridad y confianza, porque cuando estamos motivados creemos más en nosotros y cuando crees en tí… más nadie necesita hacerlo.


“Si no eres disciplinado, toda la motivación del mundo no te ayudará a crecer”… Basándome en estas palabras del gran escritor Jhon Maxwell (en su libro Motivación) puedo asegurar que no basta con reconocer qué nos motiva, sino que debemos acompañarlo de algo fundamental, la disciplina. Ser disciplinado, hace posible convertir la motivación en un hábito… ese hábito de repetirte palabras que te empoderan, de estar enfocado en que ese logro será alcanzado y disfrutar del camino hasta obtenerlo.


Así que, es imposible hablar de motivación sin que esté presente la disciplina. A mi juicio, “la disciplina es explicarle a tu cerebro todos los días que debes hacer planes diarios para recibir mayores recompensas en el futuro.”


Allí, es donde la motivación y disciplina hacen la llave perfecta, ya que está latente que recibirás el logro por cual estas trabajando. En este camino, no debemos olvidar que la meta trazada debe cumplir con ciertas características.


La meta debe ser real, alcanzable y tangible, a qué me refiero con esto: debemos tener en cuenta que nuestra meta la podemos visualizar, que no esta alejada de nuestra realidad, que podemos llegar a ella en un tiempo determinado y que es una razón válida para nosotros.


He tenido la oportunidad, en sesiones de coaching; de conocer personas que quieren rebajar 20 kilos antes del matrimonio de su hermana, otras que quieren hacer su primer maratón en menos de 3 horas y muchos prometen, con la copa en la mano a las 12:55 del 31 de diciembre; que el año que viene comienzan con las clases de inglés, sin considerar que faltan 5 minutos para que arranque el año siguiente.


¿Qué pasa cuando planteamos metas así?

Cuando decimos “antes del matrimonio de mi hermana”, no ponemos la responsabilidad en nosotros. Lo primero que le pregunté a esa persona fue ¿y si tu hermana no se casa, no vas a rebajar? si queremos llegar a ese evento con 20 kilos menos, lo que debes empezar a organizar es, a cual gimnasio vas, cuántos días a la semana vas a entrenar y a cuál nutricionista voy a acudir, sin dejar de lado algo muy importante, la fecha del matrimonio se ajusta a la meta de rebajar 20 kilos?


Cuando dicen “mi primer maratón en menos de 3 horas” no están siendo conscientes que antes debe pasar por muchas carreras para cumplir ese tiempo, entonces ¿realmente ese será tu primer maratón?, ¿tienes la disciplina para lograr ese objetivo en la primera? En ese momento, mi intención con esa persona no era decirle que no tenía la capacidad, sino que es bueno pasearse por esas preguntas antes de establecer una meta tan exigente.


Y hacer una promesa faltando 5 minutos para que termine el año, es dar por sentado que no estas siendo responsable con el tiempo, salvo que a las 12:01 arranques con tu primera clase de inglés.

Así que, internaliza que estar motivado depende solamente de ti, que toda información externa ayuda y florece a tu motivación, sin embargo, lograr estar en ese estado es un trabajo individual, que consiste en activar tus sentidos descubriendo el medio para hacer del camino un recorrido cómodo donde de atravesarse cualquier obstáculo tendrás la capacidad de no desfallecer en alcanzar tu meta.


Carlos Franco

Coach de Bienestar

Risoterapeúta

Conferencista








0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page